viernes, 2 de septiembre de 2016

IGLESIA CATÓLICA EN MICHOACÁN SE SUMÓ A LA CAMPAÑA DEL IMSS, DE DONACIÓN DE ÓRGANOS Y TEJIDOS CON FINES DE TRASPLANTE

Morelia, Mich. 2 de septiembre de 2016.                                  



  • El Cardenal de Morelia Alberto Suárez Inda se reunió con familias de pacientes donadores y trasplantados

La donación de órganos y tejidos con fines de trasplante, significa un signo de amor y un gesto humanitario, señaló el Cardenal don Alberto Suárez Inda, tras emitir un mensaje en la Catedral de Morelia, dirigido a las familias con un paciente fallecido y que donó órganos y tejidos, así como a pacientes trasplantados.

Con esta acción, sin precedente alguno en el país, en que una agrupación religiosa se suma a una campaña del IMSS, esta institución de salud pública, arrancó su campaña anual de donación de órganos y tejidos con fines de trasplante.


En representación de la delegación regional del IMSS en Michoacán, acudió el coordinador de hospitales, Carlos Alberto Guerrero Rascón y la coordinadora de donación y trasplantes del IMSS en Michoacán.

En su mensaje, uno de los tres cardenales mexicanos, aseguró que la espiritualidad cristiana confirma que no solo está permitida la donación de órganos y tejidos con fines de trasplante, sino que es recomendado, cuando el objeto es salvar una vida que requiere de ese órgano y tejido para seguir viviendo.


Agregó que la donación es un gesto generoso, laudable y recomendable.

Decenas de familias cuyo algún integrante fallecido donó sus órganos y tejidos en el Hospital General Regional (HGR) No. 1 del IMSS Morelia Charo, así como decenas de pacientes trasplantados de riñón y de córnea en el mismo hospital, se vieron conmovidos por el mensaje del representante del arzobispado de Michoacán.

Por ejemplo, Claudia Abarca de la Parra, de Los Reyes, Michoacán, madre de Jorge X, quien el día 5 de septiembre de 2014 falleció en accidente automovilístico y, con el dolor a cuestas donó su corazón, riñones, hígado, córneas, hueso y piel, indicó que el recuerdo de su hijo sigue vivo en toda la familia.



Añadió que a la vez están contentos porque con los órganos donados, tienen la seguridad de que “Jorge no murió del todo, es decir, su alma voló al cielo pero una parte de su cuerpo vive en la tierra en los órganos y tejidos que ahora tienen y disfrutan otras personas”.

Entrevistado al término de su mensaje, el cardenal Suárez Inda ratificó su mensaje y destacó la actividad médica y hospitalaria tanto del IMSS como de otras instituciones de salud pública, para favorecer la vida de quienes encuentran en un órgano o tejido la prolongación de la vida misma.






Publicar un comentario

Seguidores