sábado, 22 de abril de 2017

LOS FICUS DE LA AVENIDA LAS PALMAS. Cuando las cosas se hacen bien!

Hemos insistido invariablemente de que es absurda la respuesta de que por la plaga de 7 árboles se derriben todos los que quedan de pie en la Avenida Las Palmas en el pueblo mágico de Jiquilpan, Michoacán.

Aquí el mejor ejemplo de la nobleza de los árboles, hasta se dejan tejer. ¿Cuántos ficus se utilizaron, se nota que estén fuera de su base, y el más pequeño pone en peligro la casa?

Escribimos que el problema radica en que no hay quien ponga su mejor esfuerzo como parte del gobierno del pueblo, no existen funcionarios que cuestionen la inviabilidad de tal o cual proyecto y que de nada sirve que haya un Comité del "Pueblo Mágico" cuando sus funciones se ven acotadas al realizar proyector y presentarselos a la autoridad para que decida si se hacen o no, por ende de nada sirve que se hagan proyecyos del citado comité, es mejor que el alcalde decida lo que quiere y que ordene a sus funcionarios que hagan el trabajo, pero que lo hagan.

Hemos leído muchos comentarios sobre el tema y quisiera destacar que este asunto de los árboles es exactamente como el caso de los niños: Si los vigilamos, si los alimentamos, si los guiamos adecuadamente, si les recortamos en su momento o si estamos al pendiente de su estética crecerán rectos, derechos pues en caso contrario, si los encargados no hacen caso, no tienen un buen plan y le pierden la vista los resultados serán catastróficos.

He citado los ejemplos de los que están sembrados en los jardines Colón, Zaragoza, circunvalación y algunos más que lucen hermosos, pero son cuidados, podados y con agua, sin embargo los de Las Palmas son feos, con plaga, chuecos, con cortezas que parecen sacados de una película de terror, pero éstos, los ficus son muy nobles y manejables y usted seguramente ya vio las imágenes y hasta de juego mental le sirve si me dice cuántos ficus están trenzados en la imagen.

No le voy a insistir al tema, pero si a la terquedad de que los funcionarios, los ediles deben ponerse las pilas como debe de ser, de que deben razonar y no importa que les hagan muecas pero aprueben lo que sea válido, que los que están ahí por compromisos de políticos se sumen al beneficio colectivo y no de sus amigos o patrones.

¿Cuándo habrá en Jiquilpan la confianza de saber que todo lo que se hace, por parte del mismo cabildo es por el bienestar de la comunidad?

No somos pesimistas, pero no importa la cantidad de obras que se inicien cuando el trabajo de conseguirlas ha sido de otras gentes, no del alcalde, menos de los regidores. Un ejemplo: El parque lineal, desde la selva hasta la salida con la calle de Arteaga no fue gracias al PAN y a los buenos oficios de Marko Cortéz?

No se adornen, no les queda. Y hagan sus obras, pero cuando tengan el reclamo del pueblo no se enojen, porque el pueblo los puso ahí y el mismo pueblo que los puso les paga, el pueblo es SU ÚNICO PATRÓN.

¡¡Ya pónganse las pilas!!

Saludos.




Publicar un comentario

Seguidores